Diseño web centrado en el usuario

Diseño web centrado en el usuario

Cuando creas algo, sea lo que sea, siempre lo haces pensando en tener éxito. Para conseguirlo, es fundamental que tengas en cuenta a quién va dirigida tu creación, ya que al final será quien valoré tu trabajo. Por eso, en este artículo te vamos a mostrar qué es el diseño web centrado en el usuario y cómo conseguirlo.

¿Qué es el diseño web centrado en el usuario?

Es natural que cuando vas a diseñar algo lo hagas pensando en lo que te gusta a ti. ¿Pero es lo más adecuado? Es posible que no tengas nada que ver con tu cliente potencial, incluso si te pareces a él, puede que tu criterio no sea el mismo, por cualquier razón.

El diseño centrado en el usuario consiste en valorar las necesidades, deseos, circunstancias y limitaciones de quien va a utilizar algo, en este caso tu página web. Es imprescindible que la persona que visita  tu sitio en Internet se lleve una gran experiencia, tanto por su estética como por su uso.

¿Cómo realizar un diseño web centrado en el usuario?

Si quieres que el diseño de tu web se centre en su usuario potencial es primordial cumplir los siguiente puntos:

  1. Debes conocer en profundidad a tu posible usuario.
  2. Después piensa en qué quiere conseguir la persona que visite tu página.
  3. También si es experto en tu producto o no.
  4. Analiza las funciones que precisa que tenga tu página.
  5. Ten claras las funciones que va a necesitar.
  6. Averigua la información que le hace falta y cómo se la puedes facilitar.
  7. Piensa cómo le gustaría a tu cliente que funcione la web.
  8. Haz una página intuitiva, que el usuario llegue con sencillez a lo que busca.
  9. Una página que se adapte a cualquier dispositivo.

Veamos a continuación algunos de estos puntos de manera más extensa y otros de interés.

Criterios a seguir al diseñar una web centrada en el usuario

Ten en cuenta los siguientes puntos a la hora de diseñar tu web, si así lo haces, te estarás centrando en  tu usuario:

  • No te compliques, si tienes dos opciones, o veinte, apuesta siempre por la más sencilla. Este consejo es aplicable a todos los aspectos del diseño.
  • Hoy en día uno de los requisitos imprescindibles es que sea responsive. Esto significa que da igual desde que dispositivo se conecte el usuario, la experiencia será perfecta, ya que el contenido se adaptará a su pantalla.
  • Una web no es un laberinto, está diseñada para que quien la visite encuentre de forma sencilla lo que busca, intenta que sea siempre así.
  • Solo los elementos imprescindibles. ¿Por qué colocar elementos en tu web que distraigan al usuario? Lo que no es necesario, descártalo. Cualquier adorno que no sirve para nada, solo dificulta la navegación.
  • Quitar obstáculos. Elimina cualquier obstáculos que moleste la navegación. Antes de lanzar una web pruébala con atención, detecta sus fallos y corrígelos. Para hacerlo, ponte siempre en la piel del usuario.
  • Contenido de calidad. Prepara un contenido de calidad que satisfaga las necesidades de tu posible cliente en todos los sentidos.
  • Conversión sencilla. Cuando alguien entra en tu web tu objetivo debe ser convertir a ese desconocido en un lead, es decir, en una persona que rellena un formulario y te deja sus datos, o directamente en un cliente. Si para hacerlo se encuentra con muchas dificultades, es posible que desista. Allana su camino y facilita que consiga sus objetivo en el menor número de pasos.
  • Formularios sencillos. Ya te lo decíamos en el punto anterior, uno de tus propósitos es que quien visita tu web rellene un formulario. Además de que sea fácil de encontrar, no pidas demasiada información, suele echar atrás a los posibles interesados. Por un lado no entienden que necesites tanta información y, por otro, les parece que tardarán mucho tiempo en completarlo.

Ahora ya sabes cómo conseguir un diseño web centrado en el usuario.