Diseño de páginas web, metodología, mejores prácticas y tipología.

A estas alturas, uno ya debe saber que es un sitio web, y porque este es tan en importante. Pese a esto, vamos a explicarlo muy brevemente:

Un sitio web, es un conjunto de páginas web relacionadas entre ellas, y con un domino en común dentro de la red. A estas puedes acceder a través de las URLS  (enlaces) Estas organizan el contenido en diferentes jerarquías, para facilitar el orden.

Estos sitios web adquieren gran importancia, sobretodo en el ámbito laboral, ya que gracias a estas, pueden darse a conocer de una manera sencilla y cómoda, estando 24/7 disponibles para que cualquier posible cliente pueda encontrar todo lo relevante y de su interés a solo un clic y desde su propia casa.

CARACTERÍSTICAS Y ELEMENTOS FUNDAMENTALES

 

 

Cada página web es un mundo, y es totalmente diferente una de otra. Todas cuentan con elementos o estructuras muy similares, pero también con otras que las hacen diferentes. Todo esto dependerá de varios factores, como el gusto del dueño, o la persona encargada de diseñarla.

Hay algunas características que siempre prevalecen (O deberían):

 

 

  • Contenido útil: Muchos usuarios acceden a diferentes páginas web debido a que buscan encontrar una solución a alguna incógnita que les ha surgido: Desean saber algo, contratar algo… Por eso mismo, si tenemos a su disposición contenido e información que pueda ser de utilidad, el usuario volverá a nuestra web en más ocasion

 

 

  • Rápida: Las personas somos impacientes por naturaleza, nos cuesta esperar, y más cuando tenemos infinitas posibilidades que pueden no fallar. Es por esto por lo que se debe, en la medida de lo posible, mejorar la velocidad del sitio web. De no ser así, el usuario, pudiendo tener más opciones con mayor rapidez, pasará a ellas, olvidando la existencia de la nuestra propia.

 

 

  • Intuitivas: Debe ser sencillo navegar por ella, que por instinto propio pueda uno desplazarse de una pestaña a otra o por dentro de los principales apartados que esta ofrece. Si este trabajo es complicado, puede que un usuario entre una vez, pero tal vez no lo vuelva a hacer.

 

 

  • Atractivas: Como todo en esta vida, si algo no te entra por la vista y a primeras, tal vez no lo vuelva a hacer. No importa lo que sea, es así. Por eso mismo, un sitio web debe ser atractivo. Si los es, más tiempo estarán los usuarios en su página, y más posibilidades hay para que vuelvan en un futuro.

 

 

  • Bien estructurada: Todo va relacionado, si una página web no está bien estructurada, será incomodo o complicado navegar por ella. Por ende, esta pierde el poder de atracción o el hecho de ser intuitiva.

 

Así como algunos elementos:

 

  • Botones e iconos: Sobretodo en la barra de menú, así como con enlaces a las diferentes redes sociales de las que disponga la empresa.

 

 

  • Blog: El blog será la parte fundamental para la publicación de contenido. Sin él, no podrás generarlo correctamente, o al menos agruparlo en una misma página, estará “divagando” suelto por tu web. El blog es tu gran aliado para ello, y hay que tenerlo constantemente actualizado.

 

 

  • Motor de búsqueda: Es muy útil navegar por una página y descubrir  rápidamente si será de utilidad o no mediante un buscador, introduciendo las palabras clave.

 

 

  • Información de contacto: saber un poco sobre la empresa que ofrece un servicio que se desea realizar, o quien gestiona qué suele ser importante para algunos usuarios. Por eso mismo es muy útil tener un apartado reservado para hablar sobre ti, así como ofrecer información relevante para que puedan ponerse en contacto contigo, como lo sería un número de teléfono o un correo.

 

 

  • Página de inicio: Será la que todos verán, y en base a esta elegirán si seguir navegando o pasar a otra. Debe ser atractiva, con información necesario sobre que ofreces, ya sean servicios, productos, o mera información. A partir de ella añadirás todos los elementos del sitio web, y en base a la cual se trabajará.

 

 

  • CTA o enlaces internos (Optativos): Los CTA (llamadas a la acción) son de gran utilidad, sobre todo para generar bases de datos y mostrar contenido de interés. Así como los enlaces interés, que pueden ir moviendo al usuario dentro de la misma página con diferentes tipos de contenidos que puedan interesarle.

APARIENCIA

 

 

La apariencia y sensación es importante, sobretodo mantener el mismo aspecto y diseño en todas las páginas que presenta la web.

La página de inicio debe dar una idea general del sitio, ya que como se ha dicho antes, es lo primero que ven los usuarios y crea esa primera impresión que es tan importante.

Así como la página es importante y debe ser llamativa, también deben respetar la estética y características principales los textos que se muestren en ella. Debido a que estos contienen la información más relevante, son el nexo de comunicación con el usuario, por eso mismo deben ser escogidos correctamente y revisados. Debe elegirse minuciosamente la fuente  a utilizar, para que no haya problema para su lectura y comprensión en ningún lado (Ordenador, móvil Tablet…) así como su tamaño.

NAVEGACIÓN

 

 

Es un apartado muy importante. Como se ha comentado antes, una buena navegación será primordial para que el usuario tenga una buena experiencia y desee permanecer en la web, o volver a ella en otra ocasión.

En el diseño de interfaces tradicional, el diseñador puede controlar donde puede ir el usuario en cada momento. En el diseño Web no es así.

En la web el usuario se mueve rápidamente de un sitio a otro dentro de una misma ventana, de un mismo entorno, por lo que llega a percibir la Web como un todo, más que como una acumulación de aplicaciones diferenciadas, o un conjunto de varias páginas. Un buen sistema de navegación será la base para alcanzar los objetivos que se pretenden, pues este es el instrumento mediante el cual los usuarios acceden de una página en otra.

Pero la navegación va más allá de usar enlaces internos, debe ayudar al usuario a saber dónde se encuentra en cada momento, dónde puede ir,  y cómo volver al lugar de origen sin crearle gran confusión.

ORDEN

 

 

Así como antes se hablaba de la apariencia y su importancia, el orden lo es también. Debe estar estructurada, jerarquizada de una manera lógica, para que sea sencillo y cómodo seguir navegando por ella.

Para ello, pueden usarse diferentes métodos:

 

  • Colecciones: Agregar y categorizar los apartados para que sea más sencillo navegar de un apartado a otro, así como encontrarlos.

 

 

  • Sumarios: Mostrar datos de forma resumida,  permitiendo posteriormente acceder a su extensión (Por ejemplo: leer más)

 

 

  • Filtrado: Eliminar toda aquella información que no sea relevante.

 

 

  • Truncado: Similar a la sumarios, dejando sólo la parte inicial y que el usuario seleccione lo que desea ver y extender.

 

 

De esta manera, seguir la web, y navegar por ella será más sencillo, logrando que la experiencia del usuario sea mejor, y pueda aumentar su tiempo en la web.

TAMAÑO

 

Cuando se diseña el tamaño de una página deben tenerse en cuenta muchas cosas:

¿Será una página para imprimirse más tarde? ¿Muestra tarjetas de visita? ¿Simplemente va a usarse como método de información? ¿Desde dónde se accederá a ella? No será lo mismo una pantalla que otra, debido a las dimensiones que pueda tener, así como tampoco lo será una Tablet o un móvil.

Todas las respuestas a estas preguntas (Y más que pueden surgir) son detalles que afectarán al espacio que se usará en la pantalla. Dependerá de la resolución y el tamaño escogido, cuanta información aparecerá en pantalla.

Pero… ¿Cómo elegirlo?

 

  • Elegir tamaños proporcionales directos, es decir, que estos se expandan o contraigan automáticamente según la resolución en la que se muestran. De esta manera, los elementos de la página se adaptarán al tamaño de la pantalla. El único inconveniente es que puede fijar tamaños máximos y mínimos para no alterar excesivamente los elementos al adaptarlos.

 

 

  • Decantarse por un tamaño fijo razonable también es una gran opción, debido a que si los elementos son muy pequeños, al ajustarse automáticamente, estos podrían agruparse todos juntos, perdiendo la apariencia deseada. Esta suele ser la más utilizada, debido a que asi, las minorías podrán disfrutar igualmente de “la experiencia de la navegación” y los usuarios de pantallas mayores también lo verán correctamente.

PLANTILLAS

 

 

En los últimos años las plantillas han tomado el poder en lo referente a las páginas web. La mayoría de las web las utilizan. Encontramos más ventajas de usarlas que desventajas, y son las siguientes:

 

  • Son personalizables, es decir, puedes elegir una por la estética o estilo, y adaptarla con tus colores, tipografía… Tú decides como usarla y configurarla. Dos empresas pueden ser muy diferentes habiendo elegido la misma plantilla para su web.

 

 

  • Buenos diseños: Más allá de los diseños gratuitos que puedas encontrar en Internet, los cuales varían de pésimos a ni pensarlo, pueden encontrarse muy buenos diseños a precios más que asequibles. Hay muchas empresas que se dedican a facilitar plantillas a otras, por tanto el nivel de competencia es bastante alto, lo que disminuye su precio, y la calidad es idónea, debido a que están hechas por expertos.

 

 

  • Al usuario no le importa el diseño: Por muy bonito que lo hagas, y lo que lo decores. Sólo le interesa encontrar la información que desea, y aclararse a navegar por ella. Mientras cumpla esos requisitos, el estará conforme. Lo mismo le dará un gran diseño en el que hayas invertido gran presupuesto, que uno que te haya costado poco más que un café, siempre y cuando este diseño permita que el contenido esté bien estructurado y sea comprensible.

 

 

  • Es más económico y rentable que hacer un diseño de cero.  La plantilla ya está diseñada, solo has de rellenar los datos y adaptarla a tus gustos. Empezar de cero requiere más tiempo, y por consiguiente mayor inversión, además, se necesitará no solo el diseño, sino también el desarrollador del proxy. Una plantilla, cómo se ha dicho antes, es más económica debido a la gran competencia que hay por ellas. Ahorras en tiempo y dinero.

 

Pero pese a esto, podemos encontrar una desventaja en las plantillas: No son tan seguras. Si manejas datos seguros, estos pueden filtrarse por el uso de esta, sobre todo si has usado una libre en internet.

En estos casos vale más la pena invertir en una buena plantilla privada, para evitar estas pérdidas. Aunque tal vez plantearse ambas opciones sea la mejor opción, barajando presupuestos,  seguridad… de comprar una, o empezar de cero para evitar brechas en la seguridad.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.