“Morir de éxito”

“Morir de éxito”

Morir de éxito significa que en el momento en el que las cosas van tan bien no se sabe gestionar o asumir la responsabilidad que se debe tener en ese momento y se cae en el fracaso.

Ícaro es una figura de la mitología griega que luego de lograr su objetivo, volar para escapar del rey Minos que lo tenía retenido en la isla de Creta, murió.
Ícaro y su padre Dédalo crearon unas alas para que pudiese volar, poniendo plumas con hilo y después pegándolas a su cuerpo con cera. Su padre le aconsejó no acercarse ni mucho al sol porque la cera se derretiría ni acercarse mucho al mar porque las plumas se mojarían.
Ícaro cuando aprendió a volar, estaba tan emocionado que empezó a ascender hasta al sol, de manera que la cera se derritió y descendió hasta el mar dónde murió ahogado.

Lo que fue una acción exitosa acabó siendo una tragedia por no saber gestionarla bien.

Actualmente, ocurre lo mismo con algunas personas, e incluso con algunas entidades, que aunque estén teniendo un gran crecimiento, por su mala gestión mueren de éxito.

Hay que vigilar las épocas de crisis, pero también las épocas de bonanza, porque un crecimiento excesivo o mal planificado te puede llevar a morir de éxito.

¿Qué puede provocar a una empresa morir de éxito?

  • Ventas discriminadas, no saber a quién se vende. La empresa debe conocer al cliente que le va a vender su producto, porque si no lo conoce, no sabe si le va a poder pagar por el producto que vaya a adquirir.
  • Cantidad excesiva de clientes, cuando una empresa empieza a recibir una gran cantidad de clientes, y ésta no tiene los recursos suficientes para satisfacerlos, muere de éxito, porque no puede satisfacer la demanda requerida.
  • Abusar de las ofertas, está claro que si se realizan ofertas se van a conseguir nuevos clientes. Pero las ofertas hay que realizarlas de forma moderada, porque sino los clientes pueden pensar en no comprar el producto cuando no haya oferta, porque “total van a poner una oferta antes o después”. No solo hay que vender, también hay que cobrar, y hay que cobrar a unos precios que sea posible cubrir los gastos.
  • En épocas de expansión, se amplían las oficinas, se contrata más empleados, se renueva material…y si no se tienen en cuenta el progreso de las ventas puede que esto se convierta en un sobrecoste que la empresa no puede soportar.
  • El departamento de finanzas toma el control, normalmente suele pasar en situaciones previas a morir de éxito, el departamento de finanzas toma el control, cualquier actividad económica tiene que pasar por manos de los de finanzas.

Es una tragedia morir de éxito, por lo que todas las empresas deberían estar preparadas para las situaciones de bonanzas, y controlarlas, porque aún es más triste morir por no saber gestionar un producto que está muy bien aceptado en el mercado. Siempre hay que estar preparado para todas las situaciones, no se sabe cuando se puede MORIR DE ÉXITO.

Fuente:

http://www.eoi.es
http://www.eldia.com