Por qué es importante un buen diseño web

Por qué es importante un buen diseño web

Todos los días se dan de alta muchísimas webs o tiendas online, por lo que debes invertir tanto en tu diseño web como en el diseño e-commerce para lograr diferenciarte de la competencia.

Tu web será tu carta de presentación, donde reflejarás los valores y la misión de tu empresa, y para ello debes saber plasmar ese valor tanto en el diseño como en el contenido que publiques, para conseguir atraer visitas, captar clientes y con ello producir ventas.

En la creación de tu página web debes saber ofrecer los componentes necesarios para lograr una experiencia inolvidable a cada visitante. Tu web será tu medio de vida, tu herramienta de venta más efectiva, la herramienta de marketing digital más potente, valiosa y efectiva que tendrás para alcanzar aquellos objetivos que te propongas.

Muchas páginas webs tienen un buen diseño, pero a la vez es fácil cometer errores que pueden repercutir de forma negativa a tu empresa.

Existen varios puntos críticos que debes tener en cuenta en tu e-commerce. Son los denominados “puntos de fuga” o de “abandono”. Debes observar y descubrir cuáles son esos puntos y tratar de reforzar la información para evitar dichas fugas en el proceso de compra.

Para ello, puede servirnos cualquier programa de análisis web, como Google Analytics, mediante acciones a controlar (objetivos) donde apreciemos el flujo de usuarios durante el proceso de compra: en qué página suele “escapar”, en qué dispositivos, de qué zonas geográficas, con qué navegadores, etc.

Por ejemplo: códigos de descuento, gastos de envío, plazo de entrega, formas de pago, política de devolución, página no responsive, momento de la compra, etc.

Errores de contenido frecuentes:

  1. Información innecesaria (párrafos largos, densos o que no aporten valor).
  2. Faltas de ortografía o mala comprensión escrita.
  3. Tipografía inadecuada, uso de demasiadas fuentes, tamaños de letra o colores que compliquen la lectura.
  4. Contenido plagiado.
  5. Información no actualizada.
  6. Links que no funcionen.
  7. Carencia de llamadas de atención (palabras en negrita, colores, subrayados o mayúsculas)
  8. Falta de información de los productos (características, precios…).
  9. Poner música.
  10. Uso de imágenes de mala calidad o de gran peso.

Dentro del diseño de la página web existen también errores que debes evitar relacionados con la estructura o la apariencia, y para ello debes:

  1. Indicar el número de pasos que hay en el proceso de compra.
  2. Incluir un enlace a la página de producto en el carro de la compra, para poder revisar las características del producto seleccionado en cualquier momento.
  3. Incluir una foto del producto en el carro de la compra
  4. Incorporar los gastos de envío lo antes posible.
  5. Informar del stock del producto.
  6. Hacer muy obvio el botón “siguiente” o “nextstep”, para que el consumidor sepa en todo momento como avanzar en el proceso de compra
  7. Posibilitar el cambio tanto en el número de producto, como colores, tamaño,…
  8. Tener siempre visible acceso a información sobre la tienda (donde localizarla, contactos, horarios de atención al público…)
  9. Resaltar las “opciones de contacto”; facilitar en todo momento el contacto con la tienda.
  10. Hacer sencillo el sistema de registro para los nuevos clientes, pedir sólo la información realmente necesaria.
  11. Incluir logos de prestigio (VISA, CONFIANZA ONLINE, etc.)
  12. Si disponemos de opciones de “códigos de descuento”, que su uso sea sencillo.
  13. Si el precio es una variable importante, resaltar todo lo posible temas relacionados con el mismo (descuentos, etc…)
  14. Ofrecer las máximas posibilidades de pago (Tarjeta, Paypal, Transferencia, Contrarreembolso…)
  15. Las políticas de garantías y devolución deben estar visibles y accesibles de manera sencilla
  16. Ofrecer la posibilidad de guardar el pedido y comprar más adelante.
  17. Operar en un entorno seguro en el momento de la transacción (forma de pago) –HTTPS–
  18. Mostrar comentarios y valoraciones de otros clientes que compren el producto seleccionado.

 

En resumen, para que tu página web o e-commerce triunfe debe tener un diseño dinámico y accesible, con contenido de calidad y así formar una buena imagen corporativa, la identidad visual que quieres transmitir de tu empresa.